Una de las principales preocupaciones de las personas consumidoras de cannabis que lo hace para paliar los dolores, molestias u otros motivos de salud es la legalización de su consumo. Estos consumidores terapéuticos se preguntan cuándo, aunque sea a largo plazo, España va legalizar el uso de esta planta que tantos beneficios aporta a nivel medicinal.

Los cannabinoides han sido el centro de investigaciones medicinales debido al gran potencial que posee la planta y los efectos que produce en el organismo humano. El grupo de los fitocannabinoides, aquellos sintetizados naturalmente por la planta de cannabis. es el estudiado con mayor profundidad. A día de hoy se conocen aproximadamente cien, entre ellos:

  • El más reconocido es el tetrahidrocannabinol, popularmente conocido como THC o Delta-9. Este compuesto es el más conocido de la planta debido a sus efectos psicoactivos, estimulantes, analgésicos e incluso antiinflamatorios.
  • Otro de los fitocannabinoides más conocidos es el cannabidiol (CBD). Este no contiene sustancia psicoactiva y actúa en ocasiones como ansiolítico, antiinflamatorio y analgésico.
  • Menos conocidos, pero con efectos beneficiosos también son:
    • El cannabinol (CBN), que actúa como sedante, anticonvulsivo, antibiótico y antiinflamatorio.
    • El cannabicromeo (CBC), que no contiene sustancia psicoactiva pero a través de algunos estudios se ha podido observar que actúa intensificando el efecto del THC. Además, también actúa como antiinflamatorio y analgésico.

Usos del cannabis medicinal

Estos son, entre otros muchos, los beneficios que aportan los cannabinoides a nuestra salud:

  • Efectos analgésicos y antiinflamatorios.
  • Anticonvulsivo y antiespástico.
  • Reduce náuseas y vómitos.
  • Produce efectos inmunomodeladores; dependiendo de la dosis, reduce o estimula las respuestas del sistema inmunológico.
  • Dependiendo de sus variantes, produce euforia o relajación e incluso, en algunos casos, sedación.
  • Beneficios para la coordinación motora.
  • Disminución de la presión.
  • Estimula el apetito.

Legislación europea respecto al cannabis terapéutico

El pleno del Parlamento Europeo aprobó una resolución no legislativa en la que insta a la Comisión Europea y a los gobiernos a considerar el uso terapéutico del cannabis y la estimulación de la investigación en este campo. Además, en el texto se exige que se esboce una distinción clara entre el uso medicinal y otros usos de la planta.

El Parlamento Europeo intenta que se ponga remedio a las barreras culturales y legislativas – sobre todo culturales – que están obstaculizando la investigación de los beneficios terapéuticos del cannabis. La controversia respecto a la posible utilidad terapéutica del cannabis o sus derivados se basa principalmente en que el cannabis está considerado como una droga de abuso, lo que hace que socialmente esté estigmatizado. Se presupone su peligrosidad para la salud, negando su utilización en cualquier circunstancia, independientemente de sus posibles beneficios terapéuticos.

Debido a ello, todavía no se ha podido dar el paso a su legalización terapéutica o medicinal, a pesar de todos los beneficios que es capaz de aportarnos.  Los eurodiputados incluso han dado su opinión: creen firmemente que los facultativos médicos deben poder valerse de su “juicio profesional” para prescribir medicinas a base de cannabis.

Postura de la OMS hacia el cannabis medicinal

Tenemos esperanza de que su legalización esté cerca, ya que los expertos del Comité de la Organización Mundial de la Salud sobre Drogodependencia realizaron en 2019 su primera evaluación oficial sobre el potencial médico del cannabis que, en función de sus resultados, podría llevar a relajar los estrictos controles internacionales sobre su uso terapéutico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso a la ONU que rebajara la fiscalización internacional del cannabis. Reconocía su valor terapéutico y sugería que se sacara de la lista que engloba las sustancias más peligrosas y sin valor medicinal (lista IV de la Convención Única de Estupefacientes de 1961), y que pasara a la lista I, con un control menor y a la que se reconocen propiedades terapéuticas.

Sin embargo, aún no ha ocurrido, debido a la indecisión de algunos países y de la propia OMS sobre la legalización del cannabis para su uso medicinal. Seguimos a la espera y los consumidores terapéuticos de cannabis cuentan con que se cumpla a mediados del año 2020.

El cannabis medicinal en España

Actualmente en España tan sólo contamos con dos medicamentos que contienen cannabinoides y que se dispensan con receta médica. Uno de ellos es Sativex, que se utiliza en esclerosis múltiple (EM) para mejorar los síntomas relacionados con la rigidez muscular, también denominada espasticidad. El otro es Epidiolex, un medicamento para el tratamiento de epilepsias menos comunes o infrecuentes. Es prácticamente un recién llegado a nuestro país y está considerado un medicamento «huérfano» (que trata afecciones “raras”, patologías que se dan en muy pocas ocasiones o que afectan a un número muy reducido de personas). En ambos casos, tan solo un médico especialista puede iniciar el tratamiento.

Ahora bien, ¿existe la posibilidad de justificar que su uso personal sea de forma medicinal para poder recurrir las sanciones por consumo o las multas por positivos en los controles de tráfico? Las respuesta es no. En nuestro país, al no existir normativa que lo regule, no es posible que los médicos receten o aconsejen el uso de cannabis con fines terapéuticos. Si lo hicieran, estarían incurriendo en un delito de facilitación de una sustancia estupefaciente.

Por tanto, el consumo en vía pública y la tenencia, aunque su uso vaya ser medicinal o terapéutico, seguirá siendo sancionable. La única opción que les quedaría a las personas que necesitan el cannabis para paliar su dolor o mitigar los síntomas de sus enfermedades sería acogerse al consumo propio.

Raquel Galiano
Abogada penalista especialista en delitos contra la salud pública

Compartir en redes sociales
Quiero más información sobre este tema

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

  1. Responsable de los datos: Grupo Laboratorio Jurídico S.L
  2. Finalidad de los datos: Responder a solicitudes de información.
  3. Legitimación: Su propio consentimiento
  4. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Siteground Spain S.L (UE)
  5. Derechos: En cualquier momento usted puede modificar, recuperar y eliminar su información.