El cáñamo es una planta perteneciente a la misma especie vegetal que la marihuana: Cannabis Sativa L. Externamente, la planta del cáñamo es más alta, con un tallo más grueso y un follaje menos frondoso que la marihuana. Pero, a pesar de esta apariencia similar, la principal diferencia entre ambas radica en su composición química: el nivel de Tetrahidrocanabinol (THC) del cáñamo debe mantenerse por debajo del 0,2% para que se considere legal.

Desde hace años, el mundo del cáñamo industrial se ha convertido en el foco de atención para la comunidad internacional debido al lucrativo sector de negocio que ha llegado a ser gracias a los numerosos usos que tiene la planta. A continuación, pasamos a repasar las aplicaciones del versátil vegetal:

Reduce la Huella de Carbono

Se puede cultivar cáñamo sin pesticidas y puede llegar a absorber hasta 22 toneladas de carbono atmosférico por hectárea. Es un poderoso fitorregenerador y permite controlar la erosión del suelo, eliminar toxinas como metales pasados de la tierra, regenerar los terrenos improductivos y evitar la aparición de plantas no deseadas.

Industrial textil

Es uno de los principales usos de la planta y procede de las fibras del tallo que desde antaño se han utilizado como cordaje o tejido. Aunque podemos asociar este tipo de tejidos con un tacto áspero y rígido, similar al lino, se han desarrollado ya diversas técnicas de “algodonización”. Un ejemplo es la famosa compañía Levi Strauss, la cual ha desarrollado un proyecto para sustituir el algodón de sus pantalones por un porcentaje de cáñamo industrial. El impacto medioambiental de esta sustitución es importante, ya que las plantas de cáñamo producen el doble de fibra que el algodón por hectárea, utiliza una décima parte del agua y prácticamente ningún pesticida y/o herbicida.

Industria alimentaria

En España se permite el consumo de productos de cáñamo industrial procedente de la propia semilla certificada con menos de 0,2% de THC, tales como: la harina, la proteína, el aceite y las propias semillas. Las semillas tienen un alto contenido en proteínas, poseen aminoácidos esenciales y alcanzan hasta un 43% de contenido en fibra; vitaminas C y E, manganeso y magnesio, omega-3 y 6, y arginina. La presencia de estos nutrientes aporta beneficios, ya que es una sustancia saciante, regula el tránsito intestinal, aporta potentes antioxidantes, fortalecen el sistema inmunológico, y producen una acción antiagregante y vasodilatadora en el sistema arterial, entre otros. Estos positivos aportes se traducen en una reducción de la mortalidad por enfermedad cardiovascular, respiratoria y cáncer.

Industria cosmética

A partir de diversas partes de la planta se pueden obtener extractos tanto en base acuosa, en glicerina o en otros solventes que pueden utilizarse en formulas cosméticas en base agua, como tónicos, geles o brumas. Las fibras del cáñamo pueden transformarse para fabricar productos relacionados con la cosmética, como guantes o manoplas exfoliantes. A las propias semillas se les puede dar uso incluso como exfoliante corporal, además aprovechar su prensado para extraer aceite corporal hidratante. Grandes marcas como The Body Shop, Garnier o Babaria ya están comercializando productos cosméticos con estos extractos.

Industria médica

En España no está legalizado su consumo, salvo las excepciones mencionadas anteriormente, y el CBD puede utilizarse únicamente como producto cosmético. Sin embargo, el consumo permitido de esta planta y el CBD en otros países tiene muchas veces fines terapéuticos: palia dolores derivados de la artritis, reuma, efectos de la quimioterapia, epilepsia, esclerosis múltiple, ELA, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, depresión, ansiedad, esquizofrenia, etc. Algunos medicamentos con CBD que ya se están comercializando son Epidiolex y Sativex.

Construcción

Debido a su capacidad aislante, desfase térmico, permeabilidad al vapor, absorción acústica y alta resistencia al fuego, es un gran material para utilizar en la construcción de viviendas. Esta versátil planta puede utilizarse como sustituto del ladrillo, el cemento, el hormigón y los aislantes sintéticos. Un ejemplo de ello es la empresa Cannabrick en Guadix (Granada), que fabrica bloques de construcción, paneles aislantes y fieltros de absorción acústica, cañamiza para hormigones ligeros, tableros para paredes y falsos techos, y pallets de cáñamo. Otra compañía que ha encontrado en el cáñamo una buena oportunidad de negocio es Hempcrete, que se dedica a la comercialización de hormigón compuesto de cáñamo, cal y agua.

Industria ganadera y animal

Aunque la utilización del cáñamo industrial está generalmente prohibida como alimento de animales domésticos y de granja por su contenido en THC, en ciertos países se está permitiendo. El uso más común es el de las semillas como alpiste para aves. En Dinamarca se agregó aceite de cáñamo a la dieta de los lechones que produjo una mejora en su supervivencia. Por otro lado, en Holanda se ha permitido utilizar fibra de cáñamo industrial como suplemento alimenticio del ganado. En Colorado (EEUU) se permite utilizar el cáñamo para alimentar al ganado y, actualmente, Ecuador está planteándose utilizarlo para la producción del camarón y en Australia para alimentar a ovejas y vacas. Otro de los usos de la planta en este sector es como lecho a partir de material del tallo.

Bioplástico

La celulosa es el polímero orgánico más abundante de nuestro planeta y puede utilizarse tanto para producir papel como para una gran variedad de plásticos como celuloide, el celofán y el rayón. El cáñamo industrial contiene entre un 65 y 70% de celulosa, mientras que la madera contiene cerca del 40%. Otros posibles productos a base de celulosa de cáñamo es la celulosa nanocristalina, la nanocelulosa o microfibra de celulosa (MFC), éste último utilizado tanto en compuestos plásticos, como en productos de higiene y material absorbente para limpiar derrames de petróleo y diésel. Algunas grandes marcas de automóviles que ya utilizan la base de la fibra de cáñamo como sustituto del revestimiento de plástico de las puertas son BMW, Mercedes, Bugatti y Porsche; teniendo también como referente el prototipo de coche de Henry Ford de 1941 que contaba con un 70% de fibras de celulosa de cáñamo, bálago y pita.

Biocombustibles

A partir del cáñamo podemos producir biodiesel y etanol. La semilla de cáñamo está compuesta por un 30-35% de aceite por peso, lo que se traduce en un rendimiento de combustible de alrededor de 780 litros por hectárea. El resto de la planta puede transformarse en etanol mediante fermentación con bajos niveles de oxígeno.

Rocío Gómez
Abogada
Compartir en redes sociales
Quiero más información sobre este tema

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Teléfono

    1. Responsable de los datos: Grupo Laboratorio Jurídico S.L
    2. Finalidad de los datos: Responder a solicitudes de información.
    3. Legitimación: Su propio consentimiento
    4. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Siteground Spain S.L (UE)
    5. Derechos: En cualquier momento usted puede modificar, recuperar y eliminar su información.