Cuando empezamos a preparar con la mayor precaución posible nuestro Club social de cannabis siempre nos surge la misma duda, ¿podemos o debemos cultivar dentro de la sede nuestro propio cannabis? ¿es mejor cultivar dentro o fuera de la asociación?

Pues bien, ambas posibilidades son factibles y cada una tiene sus pros y contras porque montar un club social de cannabis es una actividad de riesgo, por este mismo motivo debemos saber que desarrollan las leyes españolas al respecto, para esto tenemos que estar a dos Leyes:

La Ley administrativa (la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo de protección de la Seguridad ciudadana) y la Ley Penal, pero…  ¿Qué castiga y tipifica como delito cada ley? Pues bien vamos a resumir estas.

En primer lugar, la ley administrativa castiga la tenencia y el consumo en vía pública.

Infracciones sancionadas por la nueva Ley:

El 1 de junio de 2015, entró en vigor la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo de protección de la Seguridad ciudadana, popularmente conocida como la Ley Mordaza.

Esta Ley clasifica las infracciones en tres grupos:

  • Infracciones leves: multas de 100 a 1000 euros
  • Infracciones graves: multas de 601 a 30.000 euros
  • Infracciones muy graves: multas de 30.001 a 600.000 euros

Las conductas constitutivas de infracción administrativa son: (art. 36. 16, art 36.18, 36.19)

-Consumo y tenencia en lugares públicos, aunque no esté destinada al tráfico – Cultivo de cannabis (exterior o que puede verse por terceros).

– Infracción por tolerancia del consumo o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos.

-Abandono de útiles e instrumentos utilizados para el consumo de drogas.

Por otro lado, nos encontramos con la Ley Penal y con la característica de ser quizás la ley más ambigua, convirtiéndola así en una de las leyes más flexibles respecto al tema del cannabis debido a que en nuestro país se reconoce la figura del adicto y como tal, se le permite tanto el consumo propio, como el cultivo para su consumo, pero de manera totalmente privada, cumpliendo con los requisitos que se describen en La ley de Seguridad Ciudadana. Amparados en esta figura que permite a su vez el consumo compartido se crearon los Clubes Sociales de cannabis donde sus socios (un pequeño grupo de drogodependientes) se reúnen para cultivar y consumir de manera inmediata, sin transcendencia social por lo que quedan excluidos de toda responsabilidad por delito, por ausencia de tipicidad penal.

Pues bien, ante esta regulación y habida cuenta del transporte de cannabis es sancionable por la Ley administrativa y que sólo por la tenencia en vía pública ya estás cometiendo una infracción administrativa, debemos aprovechar que en nuestro país se permite que cada persona cultive para su propio consumo.

Se puede cultivar para nuestro propio consumo entre 1 y 3 plantas por persona, por lo que, con esta permisibilidad, cada persona puede plantar dentro del club social de cannabis siempre con la debida identificación, ya sea mediante numeración o con sistema de letras, nombres… es decir, el sistema que se considere efectivo para relacionar cada planta con su respectivo socio y así poder justificar el cultivo dentro de nuestro club.

De esta manera minimizamos los riesgos de  tener  que transportar en vía pública y por otro lado que se nos acuse de facilitación, promoción o publicidad a terceras personas o en el peor de los casos dependiendo de la cantidad que portemos, se nos pueda acusar de tráfico y/o delito contra la salud pública  porque cultivando dentro de nuestro club social de cannabis lo que precisamente pretendemos evitar es el fomento del mercado negro, por lo se cultiva de manera privada, para el propio consumo y autoabastecimiento de sus socios, sin  ningún tipo transcendencia social y sin que en ningún caso el cannabis salga fuera de la sede de la asociación y sin que terceros que no sean Socios del club social de cannabis puedan acceder al interior del mismo.