Algunos animales vertebrados  tienen un sistema endocannabinoide muy desarrollado y similar al de los humanos. Los endocannabinoides son sustancias similares al cannabis y producidas de forma natural por nuestro organismo. Cualquier animal con receptores cannabionoides responderá al THC y el CBD del mismo modo que nosotros, por eso muchos veterinarios creen que el cannabis podría ser una alternativa a la medicación y a la eutanasia.

De hecho, se ha demostrado que el CBD por sí sólo es eficaz para reducir las náuseas y los vómitos, a alivio contra las enfermedades inflamatorias, antioxidante frente a las enfermedades neurodegenerativas, es antitumoral contra el cáncer y útil para los trastornos de ansiedad y depresión, todo sin producir ningún efecto psicoactivo. Se ha demostrado relajante y muy eficaz para el tratamiento con perros hiperactivos.

El Dr. Doug Kramer, conocido como “El veterinario Guru ” fue uno de los pioneros en el uso de cannabis medicinal en mascotas.  Este veterinario de Chastsworth, California, decidió ayudar a una clienta a conseguir marihuana para suministrarle a su perro enfermo. En muy poco tiempo pudo observar como el pequeño animal  tuvo una increíble mejoría después de haber probado mil tratamientos sin  éxito por lo que decidió también probarlo con su propia mascota,una Husky llamada Nikita y diagnosticada con un cáncer incurable. Después de la primera dosis volvió a caminar. Cabe decir que su cáncer no se curó, pero mejoró su calidad de vida y evitó tener que sacrificarla, viviendo feliz hasta su muerte.

Si estás interesado en tratar a tu mascota con cannabis debes tener mucha prudencia, porque hasta el momento no existe una dosis estipulada como mínima que sea completamente segura para el animal existiendo riesgos, aunque mínimos, de exponer a los animales a sobredosis o una determinada toxicidad. Esto es debido a que el sistema endocannabinoide afecta a una extensa gama de procesos biológicos del organismo y dependiendo del organismo del animal los cannabinoides actuarán con diferentes efectos. Por lo que siempre hay que consultar con veterinarios  especialistas

Pero el uso del cannabis en las mascotas no es exclusivo de nuestra época ya  en la antigua Grecia utilizaban cannabis para tratar a sus animales: como antiinflamatorio, para limpiar heridas y para prevenir los parásitos intestinales. Los tratados de medicina antigua le conceden una importancia decisiva para los tratamientos veterinarios.

Actualmente contamos con el apoyo de la zoofarmacognosia, ciencia que investiga el uso intencionado de recursos naturales por los animales. Ellos se dejan llevar por la experiencia, y repiten aquellos comportamientos que en el pasado les han producido beneficios. Por eso no cabe duda de que seguirán consumiendo marihuana siempre que la tengan a su alcance.

 

Raquel Galiano.

Abogada especialista en la Industria Cannabica.